¿PRACTICAR O NO PRACTICAR YOGA? ESA ES LA CUESTIÓN

Creado por Equipo Editorial Éxito Empresarial / 04-05-2021
 
¿PRACTICAR O NO PRACTICAR YOGA? ESA ES LA CUESTIÓN

Puede que creamos que una actividad física como el yoga es imposible que tenga algo negativo. No obstante, practicar yoga tiene desventajas que es necesario que conozcamos. Solamente así, podremos evitar dañar nuestro cuerpo para disfrutar de todo lo bueno que este tipo de ejercicio puede brindarnos.

 

Sucede que algunas veces confundimos el dolor de articulaciones —que significa que se debe dejar de mover— con la rigidez, a la cual nos debemos sobreponer. Bien se dice que lo que es posible de alcanzar para una persona puede no serlo para otras así que es mejor buscar adoptar las posturas que te resultan factibles de acuerdo a tu propia fisiología.

 

 Ahora, gracias a la pandemia, se han abierto más y más opciones para practicar desde casa.  Te compartimos algunos consejos para tomar en cuenta:

 

5 consejos para practicar yoga online

yoga online en familia durante la pandemia y el home-office

1. Aplica un método fácil y progresivo

 

La especificidad del yoga online es que el profesor no está en la misma sala por eso es muy importante aprender las asanas y las transiciones paso a paso para saber cómo colocarte, saber posicionar los pies

y el cuerpo sin que un instructor te pueda corregir. En este caso, la metodología, la paciencia y empezar por los fundamentos son tres elementos claves.

 

2. Desarrollar consciencia corporal

El yoga es una invitación a desarrollar nuestra consciencia corporal observando el cuerpo en cada postura, su progresión y evolución en las mismas asanas día tras día. Repetir una misma clase facilitará esta observación.

 

Si un día tu cuerpo (o tu mente) necesita descanso dáselo, no lo empujes a toda costa. Sé amable

con tu cuerpo y contigo mismo: una de las lecciones más valiosas del yoga es aprender a escuchar

a tu cuerpo. Gracias a esta enseñanza, te das cuenta de que debes tratarlo bien, apreciarlo y valorarte, también como persona.

 

3. Observa tu estado de ánimo 

Al inicio, durante y al final de la práctica, te recomiendo observar tu estado de ánimo, el estado de la mente y el nivel de energía. De esta forma, te conocerás mejor en la práctica.

 

La frustración nos altera, la alegría rápida de una postura lograda nos quita la concentración con riesgo de caer, las prisas no ayudan, los pensamientos recurrentes nos alejan de la práctica.

 

La capacidad de concentración en un punto y un momento no se da sola. Al contrario, requiere constancia y dedicación, regularidad y cierta disciplina. Practica con constancia y verás que poco a poco tus observaciones y sensaciones se harán cada vez más fina.

 

4. Empieza la sesión con atención plena y presencia en tu cuerpo

En la mayoría de los casos, llegas a clase después de otra actividad, ya sea que estés en home-office, tus hijos en home-school o con la mente preocupada. Antes de empezar, toma unos minutos para «aterrizar» con meditación o unos minutos de silencio llevando la atención hacia dentro, a la respiración, alejándote poco a poco de los pensamientos.

 

Empezar por un tiempo de silencio te dará más estabilidad, firmeza y comodidad en tu práctica. Incluso diría que no podemos mantener una postura absolutamente estable si la mente no está en la misma condición, y al mismo tiempo, es la estabilidad de la postura lo que fomenta la estabilidad mental. 

 

5. Practica, practica, practica

¡No hay otra!

 

Cuando las bases estén asimiladas, podemos avanzar un poco más. En yoga, no es necesario quemar etapas sino tener bases sólidas antes de querer llegar a la (postura) cumbre.

 

Por eso, repite una misma clase hasta fluir en los movimientos, hasta poner menos esfuerzo y respirar de forma natural sin ahogarte. La constancia, la regularidad son la clave.

 

Una sesión semanal no es suficiente y en ocasiones es mejor rutinas más cortas pero diarias. Encuentra el tiempo para dedicar tiempo a tu práctica. No importa si no dispones siempre de una hora u hora y media para la práctica. Aunque sean veinte o treinta minutos, es importante dedicar un pequeño espacio de tiempo a conectar con tu cuerpo y con tu respiración.

 yoga online durante la pandemia y en familiaPracticar yoga tiene muchos más beneficios que desventajas

 

Con el tiempo, notarás cómo cada acción se conecta: la postura, la respiración, las cosas se alinean

y todo fluye. La regularidad permite desconectar… y conectar.

Esto nos enseña que la constancia, no sólo en el yoga, es una llave a todos

los objetivos que nos planteamos.

 

 

      Esperamos que, a partir de ahora, puedas disfrutar de tus clases de yoga online con total seguridad y sin hacerte daño. Porque el yoga puede cambiarte la vida en todos los sentidos.

 

 

 

CLUB EMPRESARIAL

Recibe descuentos, promociones y beneficios especiales para nuestra comunidad empresarial al registrarte con nosotros.
Forma parte de nuestra COMUNIDAD EMPRESARIAL
Información y ventas: rp@exitoempresarial.com.mx

Síguenos en