HONOR A QUIEN HONOR MERECE

Creado por Equipo Editorial Éxito Empresarial / 28-10-2020
 
HONOR A QUIEN HONOR MERECE

Debo confesarle que no soy muy aficionado a la televisión, solamente veo algunos resúmenes deportivos (por mi afición al fútbol americano.) De ahí en fuera, no encuentro en este medio de comunicación, nada más que me inspire y me enseñe. Los noticieros – por ejemplo – están llenos de malas noticias: tragedias, robos, secuestros, asesinatos, etc., rara vez comparten una historia de éxito que pueda inspirar a millones de personas en nuestro país.

 

En una de esas excepciones, descubrí hace ya algunos años – gracias a una entrevista que le hacía Jacobo Zabludovsky – a esta persona a quien quiero rendirle el día de hoy un homenaje. En aquel momento, me llamó mucho la atención una de las preguntas que le hizo Jacobo a este hombre que se distinguía por sus formas tan sencillas y humildes. He aquí, un extracto de aquella entrevista:

 

“- Don Jesús, muchos empresarios lo consideran a usted loco, no se explican como es que pueda darles tanto a sus trabajadores –  

– Mire Jacobo, yo respeto la opinión de estas personas. Lo único que puedo decirles es que entre más le doy a mi gente, más recibo de ellos. –“

Estas fueron las palabras que me cautivaron e infundieron el deseo en mí, de querer saber más acerca de este hombre. ¿Quién iba a decir que con el tiempo se convertiría en un modelo de inspiración para mí?

 

En todos los cursos empresariales a los que he tenido la oportunidad de asistir, siempre nos han presentado los casos de las grandes empresas, esas que todo el mundo admira: Wal–Mart, General Electric, Sony, 3M, Ford, Hewlett-Packard, IBM, Marriot, Merck, Walt Disney, etc. Sin embargo, como muchas veces sucede, ignoramos el talento que tenemos en casa. Don Jesús María Romo, es un ejemplo de éxito en nuestro país.

 

Una historia que enorgullece

Don Jesús María Romo Romo, nació en el Municipio de Encarnación de Díaz, Jalisco en el año de 1918. A la edad de 17 años, comenzó su vida empresarial con la instalación de un modesto negocio familiar dedicado a niquelar y cromar piezas metálicas. Posteriormente, decidió incursionar en el ramo de muebles para el hogar. En la década de los años 50 colocó a su compañía entre las más reconocidas en el centro del país.

 

En la década de los 60`s, don Jesús María y su hijo, decidieron incursionar en la industria de los supermercados. El éxito les sonrió tanto que, en 1968, Romo inauguró su primera sucursal en Monterrey. La empresa abrió otras seis unidades: D.F., Guadalajara, Veracruz, León, Mérida y Estado de México.

Con el tiempo, también abrirían una distribuidora de comercialización en Medellín, Colombia.

 

Fue en el año de 1974, cuando don Jesús María tuvo que enfrentar la prueba más difícil que hasta ese entonces le había puesto la vida, la muerte de su único hijo quien falleció víctima de una repentina enfermedad a la edad de 33 años.

 

“Antes ustedes trabajaron para mí, ahora yo trabajaré para ustedes”.

A raíz del deceso de su único hijo, don Jesús María decidió dedicarse en cuerpo y alma a sus trabajadores. Redobló esfuerzos para mejorar los estándares de producción, utilizando tecnología de punta, desarrollada por su propio personal. Además, se dio a la tarea de elevar la calidad de vida de sus colaboradores.

 

¿Qué podía hacer para lograr esto último?

Comenzó con la construcción de comedores institucionales y en 1975, inauguró un Centro de Desarrollo para las esposas e hijos de sus trabajadores. En este lugar, se imparten clases de cocina, tejido, bordado y cultura de belleza, entre otros talleres.

También fue un persistente promotor del deporte entre sus trabajadores, con el propósito de mantenerlos sanos mental y físicamente, les proporcionó las áreas y los recursos adecuados para su desarrollo.

La capacitación constante de su personal, se convirtió en uno de sus principales objetivos. Para alcanzarla, creó un estudio de televisión donde grabó todo tipo de videos (desde como utilizar el baño hasta como darle mantenimiento al equipo.)

A finales de 1980, inició un proyecto que los hidrocálidos conocen como Romolandia, un parque recreativo de 70, 000 metros cuadrados. Para su construcción, Romo compró 190 predios que estaban ubicados frente a la fábrica. Dos años más tarde, el empresario donó al INFONAVIT un terreno de 20, 000 metros cuadrados para levantar la unidad habitacional San Fernando (185 casas para sus trabajadores) a tres cuadras de la planta.

Don Jesús María, se distinguió por ser un hombre práctico, honesto, trabajador, honrado, sensible y sencillo. A más de una década de su fallecimiento, la empresa J.M. Romo sigue siendo líder en el mercado gracias a la cultura empresarial que su fundador dejó como legado.

 

¿Qué es el recurso humano para J.M. Romo?

“Sin duda es la esencia del negocio. Podemos tener toda la tecnología, pero si nuestro personal no es el adecuado, no poseen los conocimientos que se requieren, no tienen el cariño y el amor por la empresa, difícilmente vamos a poder progresar.”  Antonio Romo Femat (nieto de don Jesús María Romo Romo)

 

Reflexión

¿No cree usted amigo empresario que la vida de don Jesús María Romo es digna de compartirse al mundo?, ¿Por qué solamente estudiamos las biografías de Jack Welch, Walter Elías Disney o Henry Ford?, ¿Por qué admiramos tanto a Masaru Ibuka o a Sam Walton?, ¿Por qué no buscamos aprender de historias como estas que se desarrollan en nuestro país?

Espero amigo empresario, haber motivado en usted, la inquietud por querer saber más acerca del modelo estratégico y humano de esta compañía. Gracias al ejemplo de don Jesús María Romo, se dejó atrás la creencia de que “el jefe no trabaja”, por el contrario, son los líderes de J.M. Romo los que trabajan para su gente.

 

Gracias por su lectura,

Hasta la próxima,

 

 

Erick Buendía S.M  
Si usted, amigo empresario tiene alguna recomendación, no dude en enviarla a la siguiente dirección:
ebuendia@exitoempresarial.com.mx

CLUB EMPRESARIAL

Recibe descuentos, promociones y beneficios especiales para nuestra comunidad empresarial al registrarte con nosotros.
Forma parte de nuestra COMUNIDAD EMPRESARIAL
Información y ventas: rp@exitoempresarial.com.mx

Síguenos en