EL CONFLICTO Y SU MANEJO.

Creado por Equipo Editorial Éxito Empresarial / 25-10-2020
 
EL CONFLICTO Y SU MANEJO.

Afortunados o desafortunados, los resultados que obtenemos en la vida dependen en gran medida de cómo aprendemos a arreglar los problemas. Una preparación individual completa requiere que estudiemos las mejores maneras de relacionarnos con los demás, en especial cuando surgen conflictos entre personas. La percepción, las actitudes que adoptamos y las habilidades que demostramos ante el conflicto, son cruciales para avanzar en nuestro desarrollo personal y para no apartarnos de nuestras más preciadas metas.

En el pasado hemos sido testigos, tanto en el ámbito de trabajo como fuera de él, de muchos enfoques y métodos que no funcionan, que son ineficaces para resolver los conflictos humanos.

Durante décadas, quizá siglos, se privilegió el enfrentamiento, la oposición sistemática, “la lucha” como los únicos medios para dirimir diferencias. A menudo, el resultado de esta manera de pensar y de actuar fueron la intransigencia, la polarización, la intolerancia, la agresión, la violencia, el distanciamiento. Otros mecanismos apostaban a la negación o la huida (evasión) ante el conflicto; por ejemplo:

  • El rechazo del conflicto.
  • El negar o ignorar la existencia del conflicto.
  • La adopción de una actitud pasiva, de víctima.
  • El atrincheramiento en el silencio.
  • La percepción del conflicto como algo totalmente inútil e indeseable.
  • El inhibir, desalentar su presencia, socavarlo o “eliminarlo” por la fuerza o la autoridad. 
    
    Estas formas, aunque comunes, no han sido una solución eficaz a la hora de la verdad.
    
    
Estas experiencias nos invitan a pensar que quizá debamos aceptar el conflicto como un componente natural de la existencia, y encararlo con nuevos ojos y mejores métodos. Podemos aprender a enfrentarlo con una disposición distinta y haciendo uso de todas nuestras capacidades humanas. La meta es llegar a tener confrontaciones adecuadas que, siguiendo modelos de inteligencia emocional, nos ayuden a superar los viejos dilemas de “atacar o huir”, “ganar o perder”.

La llamada “cultura de la violencia”, producto de un pasado poco exitoso en la solución de conflictos, irá cediendo en la medida en que nuestras relaciones estén selladas por el respeto, la aceptación, la empatía, el diálogo, el interés mutuo, la cooperación, la creatividad en las respuestas. Por esta senda podemos arribar a un nuevo modelo de humanidad basado en la solución real de los conflictos.

Para la empresa moderna, inspirada, entre otros factores, en los principios de la calidad, la excelencia, la productividad, el alto desempeño, los valores, estos signos de transición no sólo son deseados, sino requeridos. El éxito de las organizaciones en esta nueva cultura empresarial está íntimamente ligado al éxito de los individuos e de los procesos grupales. El trabajo en equipo es casi un sinónimo de la nueva empresa. En este contexto, el manejo adecuado de los conflictos es virtud primordial, requisito ineludible. En nuestros días, trabajar significa no solo tolerar y respetar las diferencias, sino propiciarlas y confrontarlas adecuadamente, apoyando el valor de la diversidad y la riqueza de opciones.

El éxito de una empresa es la punta visible del iceberg, la parte oculta es un trabajo intenso entre los individuos, que saben resolver eficazmente sus diferencias y conflictos y tienen un alto aprecio por la diversidad y la armonía social.

 

Podemos pasar así de la confrontación estéril a la cooperación, al acuerdo, y de ahí al alto desempeño. La calidad y la productividad son frutos exquisitos de la conciliación y del equilibrio emocional que necesariamente debe existir entre los individuos.

No obstante, una habilidad tal no puede basarse únicamente en una visión renovada del conflicto. Se necesitan muchos otros elementos de calidad humana: optimismo, autoestima, buena comunicación, actitudes positivas, alto aprecio por las metas y el tiempo, valores claros y compartidos, etc.

Apoyándonos en esta plataforma de crecimiento personal, podemos aspirar a un nuevo y alentador horizonte sobre el manejo del conflicto.

Nos enfocamos principalmente a los conflictos interpersonales que se dan en el ámbito del trabajo, aunque los conceptos y habilidades que aquí se exponen, por su carácter básico, pueden ser utilizados en otros ambientes y tipos de relación, como la familia, los amigos o los vecinos.

Hacemos hincapié en como disolver muchos problemas humanos, interpersonales, que nos causan sufrimiento o nos alejan del cumplimiento de nuestras metas y de trabajo; privilegiándonos además de la paz y la armonía con los demás. Si estos conocimientos ayudan en la solución de otros problemas, nuestra satisfacción será enormemente mayor.

Forma parte de nuestra COMUNIDAD EMPRESARIAL
Información y ventas: rp@exitoempresarial.com.mx

Síguenos en